«CREANDO MONSTRUITOS» por Carmen Posadas

Hace unas semanas saltó a las páginas de los periódicos la noticia de que un instituto de enseñanza de Gijón, había pedido permiso a los padres para “corregir mediante contacto físico a sus alumnos”. De inmediato los más dados a rasgarse las vestiduras, los habituales mesadores de cabellos, se pusieron en pie de guerra: ¿Cómo es posible que alguien ose tener “contacto físico” con un alumno aunque sea para corregirle? A mi nene no lo toca nadie, hasta ahí podíamos llegar, etcétera.

Es cierto que si uno lee sólo los titulares de la noticia suena cuanto menos inquietante. Sin embargo, si continúa con la lectura comprueba que la iniciativa está en marcha desde hace años en dicho instituto y no ha habido quejas. Estaba pensada para que cuando alumnos y profesores realizaran algún viaje escolar estos últimos pudieran actuar como tutores. Es decir, que no tuvieran problemas a la hora de corregir, no mediante un cachete –esto ni se plantea–, sino simplemente sujetar por el brazo a un niño que se empeña en cruzar la calle cuando el semáforo está rojo, por ejemplo. A mí lo que me llama la atención de esta noticia es que hayamos llegado a la grotesca situación de que haya que pedir permiso para algo que debería ser de sentido común, como tocar a un alumno. Y sin embargo es indispensable porque, como ustedes saben, en ciertos colegios el mero hecho de que un profesor retire un teléfono móvil con el que alguien está jugando en clase, por ejemplo, se considera una agresión.

No sería la primera vez que, después de un hecho de estas características, un padre o una madre aparezca por el centro a pedir explicaciones al profesor, explicaciones que más de una vez han acabado en insultos cuando no en agresión física hacia el docente. Si a esto unimos que los alumnos tampoco se cortan a la hora de empujar, vejar y por supuesto desobedecer a sus maestros no sorprende saber que estamos ante el colectivo  de profesionales que cuenta más bajas por depresión. Eso por no hablar de la desmotivación y angustia de personas que, tras muchos años de estudios y un salario bastante reducido, ven que su autoridad –que no autoritarismo– no solo no es respetada por los alumnos sino que los primeros en cuestionarla son los padres. ¿En qué momento se perdió el respeto, en qué momento los docentes empezaron a verse no ya como aliados en la educación de los jóvenes  sino como enemigos?

La respuesta es fácil y está relacionada con la vieja ley del péndulo. Los padres que humillan a los profesores son los niños que sufrieron la estricta educación de antaño, en la que capones y bofetadas estaban a la orden del día, y ahora se han ido al otro extremo. Son los mismos también que gustan llamarse amigos o colegas de sus hijos antes que padres y que aborrecen palabras como disciplina e incluso esfuerzo.

Creen que supuestamente defendiendo a sus hijos frente a los profesores están haciendo méritos, ganando su confianza, sin darse cuenta de que lo que están es creando monstruitos. Niños que no maduran, que piensan que todo les es debido, con nula resistencia a las muchas frustraciones que les esperan en la vida porque piensan que papá siempre va estar ahí para solucionarlo todo, y a mamporros, si es preciso.

Y con todo, eso no es lo peor. Lo más lamentable es que el nene encantador que tienen en casa tampoco los va a respetar a ellos. Porque los niños no necesitan papás que sean amigos o colegas. Necesitan modelos, referentes, padres a los que admirar, maestros a los que emular. ¿Y cómo van a hacerlo si los unos desautorizan a los otros? Todo esto es tan obvio que da sonrojo tener que recordarlo. Pero, con tanta modernez malentendida, no viene mal hacerlo de vez en cuando.

Carmen Posadas, directora de los Talleres de Escritura de Yoquieroescribir.com

pensamientos de 2 \"«CREANDO MONSTRUITOS» por Carmen Posadas\"

  1. Me causan desazón estas cosas. Es cierto que en esa postura, que recuerda a esos juicios absurdos de Ally McBeal, donde se denuncia cualquier cosa con tal de sacar tajada, arrastra antiguos rencores y causas sin resolver. Por supuesto el maltrato físico- o psíquico- debería estar proscrito de cualquier relación humana, y maltratar puede ser coger de un brazo, y coger fuerte de un brazo puede rescatar de un peligro inminente o… ¡Señor! ¿Es necesario explicarle a la gente que lo que convierte algo en una agresión es la intención? Practico a veces defensa personal: si la gente supiera lo que se puede hacer con unas llaves nos pondrían para cerrar las puertas un travesaño de madera…
    Me causa seria desazón que no avancemos sino dando bandazos, que las librerías abunden de libros que sugieren ancianos secretos de prosperidad y las reglas más sencillas, que no han cambiado en el curso de los siglos, sigan siendo ignoradas y no se interioricen: conocerse a sí mismo, no hacer a los demás lo que no quieres que te hagan, dialogar… ¿Puede ser tan difícil? Pues debe serlo a la luz de los hechos. Perdimos el contacto con el ser animal que fuimos y debíamos haber ganado accediendo al ser racional. Pero qué va: la racionalidad se ha retorcido como las ramas de un olivo (ójala así de poéticamente, más bien se me ocurre como los pelos de un sumidero) y no sabemos ni pensar con claridad.

  2. Efectivamente, es tan obvio que parece que se pase por alto. Y concuerdo contigo en que «La respuesta es fácil y está relacionada con la vieja ley del péndulo.»
    Todo obedece al abuso que se hace por parte de algunos y que acaban pagando justos por pecadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *