LA ÚLTIMA OPORTUNIDAD : BOGOTÁ. Ana Herrero

Eran las siete de la tarde, caía la  luz en Central Park, los árboles empezaban a coger ese color rojizo que tanto le gustaba a Kate, sólo pensar en ella… la última vez que la había visto, había sido hace un mes, despidiéndose en la puerta con su bata, un beso, un abrazo y un volveré, ella sabía lo que significaba.

Se conocían desde niños, Brian era unos años más mayor, y desde siempre se había fijado en ella,  Kate por su parte le confesó que siempre había sido su amor platónico. Mantuvieron  su  amistad, y por esas casualidades del destino, habían coincidido en la Agencia  especial del gabinete, del Presidente de los Estados Unidos, ella era médico psiquiatra, y se encargaba de salud mental de todo el equipo. Cuando comenzaron  su relación,  a ella le invitaron a salir y ahora ocupaba un puesto en el prestigioso Mount Sinai, alegaban falta de objetividad.

Kate  conocía perfectamente el trabajo de Brian , de lunes a viernes era un espía con una doble vida, de la cual nada podía contar, pero si sus  pesadillas, la falta de sueño, le  delataban, no sólo había que estar físicamente preparado para trabajar en la agencia, mentalmente era lo más difícil, muchos compañeros abandonaban por este motivo.

Mientras preparaba la cena, en su ático, degustaba un vino español, quería sorprenderla esa noche, algo había cambiado dentro de él y tenía que decírselo. No la escuchó al entrar y cuando se dió la vuelta ahí estaba ella, apoyada en la encimera, y no sabía si se iba a echar a llorar o a reír, corrió hacía ella y la abrazó tan fuerte, ahora sí que se sentía a salvo .Eran Kate y Brian. Y recordó en segundos lo que le había costado llegar a casa, después de su misión en Bogotá

Mientras sonaba de fondo Ludovico Einaudi (Experience)

Kate se separó un poco, lo miro con los ojos vidriosos y le preguntó  -¿Pareces cansado?-

A Brian cada vez se le hacía más difícil no poder compartir con ella sus vivencias, había pasado las últimas 48 horas, en un hospital de máxima seguridad, como decían los chicos de la Agencia, era como parar en  boxes y salías como si nada hubiese pasado. Esta vez, había estado en un estado de mínima consciencia, inducido, debido a los golpes recibidos. Sólo recordaba a Kate y la primera vez que la vio en el barco de sus amigos,como se agarraba fuertemente a su madre por el oleaje que se había levantado, mientras el resto de niños corrían por todo el barco, saltando y riendo. Sólo veía una niña rubia asustada, que  en sus sueños quería abrazar y proteger, pero una ola se las llevaba, nunca había sentido tanto vacío e impotencia…. Cuando despertó, sintió el alivio de haber sido sólo un sueño.

  • Kate , tenemos que hablar y quiero encontrar las palabras adecuadas-

Degustaron una excelente cena, y a medida que Brian se relajaba, las palabras empezaron a salir de su boca, como había priorizado siempre su vocación y deber con su país, dejando de lado su familia y en este momento a Kate. Como  había llegado a ser el número uno de su promoción y se creía imprescindible en todas las operaciones, y muchas veces se había presentado voluntario, sin contar con la opinión de ella.

Mientras tanto, Kate  había aprendido a refugiarse en su trabajo, para no pensar en el miedo de no volverle a ver en , ella le había conocido allí y sabía cómo disfrutaba  de su trabajo, se veía incapaz de decirle que lo abandonase todo y sin darse cuenta había formado su mundo paralelo.

– Sabes Kate, esta tarde he pasado por la Agencia y he presentado mi carta de dimisión, y paso a la reserva como formador….- la cara de ella era difícil de descifrar, sólo se atrevió a decir – ¿lo has pensado bien?-

-Hay veces en esta vida que necesitas de una pérdida , desengaño , traición …u en mi caso; llamémosle accidente, el no poder volverte a ver nunca más.

Sabía que iba a necesitar tiempo, no sabía en que momento,sus vidas llevaron caminos muy diferentes, pero Brian tenía muy claro, que estar  con ella era su prioridad.

Mientras Kate asimilaba las palabras de Brian, su cabeza iba más allá, era lo que había deseado desde siempre, pero tenía dudas,  … y si él se cansaba de esa nueva vida … – Brian – dijo Kate finalmente , necesito estar yo segura que es lo que realmente quiero , por tanto te pido tiempo .

– Por supuesto, voy a estar aquí todo el tiempo que necesites , y también quería añadir que quiero que seamos esa  familia que con tanta ilusión hablábamos, al empezar nuestra vida en común , tan sólo dame la oportunidad .

1 año después:

Eran las primeras navidades con el nuevo miembro de la familia,  y venía en camino otro , habían recorrido un largo camino juntos no  lleno de dificultades , más que las negociaciones de Bogotá, aún asi merecía la pena haber peleado por ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *