MARIA Y COCOBI. Brenda G. Bravo

María tenía una cobija con un gran cocodrilo al cual llamaba Cocobi.

Su abuela Cani solía contarle el cuento del cocodrilo miedoso que no quería salir de su cueva junto al río.

Una noche María estaba sola en casa y escuchó ruidos. Tomó su cobija de Cocobi y bajó silenciosa las escaleras.

Escuchó un par de voces, una de las cuales dijo:

-Tomas todo esto y lo llevas a la cueva.

De pronto las luces en la gran sala se encendieron y los dos hombres gritaron:

-¡Ay, es un gran cocodrilo, huyamos de aquí!

El cocodrilo agarró el pantalón de uno de ellos, pero el hombre se lo sacó y huyó.

Cocobi volteó y le dijo a María:

-Debo regresar a mi cueva -y se arrastró a gran velocidad.

Cuando la madre de María y su abuela regresaron a la casa encontraron un gran desorden.

María sólo dijo:

-Cocobi me salvó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *