TRAS LA SOMBRILLA. Inmaculada Albir

Tras la sombrilla solo se vía una figura desdibujada , era esbelta, sensual y sugerente . De lejos no la reconocí pero me era familiar.

La luz del sol brillaba en lo alto del cielo y resaltaba los colores de la sombrilla.

La luz del Mediterráneo era única a esa hora del día. Las olas eran suaves pero poco a poco iban creciendo en fuerza y sonoridad.Esa sonoridad monótona y relajante , ese olor a mar tan peculiar y agradable.

La temperatura era ideal , ni frío ni calor ; en esa época del año en que los árboles cambian de color y amarillean las hojas , el mar tiene un color azul plata especial junto con el reflejo del sol y la espuma que generan las olas.

La sombrilla , única en ese entorno, llamaba la atención y tras ella su silueta.

Yo solía ir a esa zona de la playa en esa época del año , era una zona solitaria , única.Allí me relajaba oyendo el mar y me ensimismaba viendo el movimiento hipnotizador de las olas.

Pero ese día no fue así.

La sombrilla me sorprendió y sobre todo la silueta tras ella.

Me dispuse a sentarme en la arena en mi lugar de costumbre , pero estaba muy cerca de la sombrilla

.De todas formas me senté allí.Me atraía esa silueta sugerente. Cuando me tumbé bocabajo en la toalla , no podía dejar de mirarla.

Ella estaba sentada en su silla de playa y leía un libro. Un libro bastante pesado para bajarlo a la playa pero parecía interesante ya que no levantaba la mirada en ningún momento .

No había casi gente alrededor a pesar de la temperatura tan agradable que hacía .El sol calentaba lo justo . La figura de la sombrilla llevaba , al parecer, un vestido vaporoso de maga corta , pero le colgaba de la silla una rebeca.

Persona precavida -pensé yo.

Estuve allí un tiempo sin dejar de observarla , no podía evitarlo.

En un momento determinado cerró el libro y se dispuso a levantarse. Estaba de espaldas a mi y a contraluz. Su silueta se apareció con toda claridad al trasluz.Tenía bonitas piernas y un buen cuerpo. Llevaba una pamela con el pelo recogido o corto , no lo podía ver bien . Se dispuso a recoger sus cosas , parecía que se iba a marchar.

Sus movimientos eran ágiles y dulces. En un momento lo guardó todo y se fue por el camino de la izquierda hacia las dunas.

Desapareció.

Yo no pude mediar palabra.

Al día siguiente , como de costumbre , volví a la playa.Había intentado quitarme de la cabeza aquella imagen pero no podía evitar evocarla.

Cuál fue mi sorpresa al volver a ver aquella sombrilla , en el mismo sitio.Me entraron mariposas en el estómago nada más verla.

Eran mis vacaciones y tenía todo el tiempo del mundo para mi.Me podía acercar a decirle algo y entablar una conversación. Quería conocerla.

Me senté cerca de ella y coloqué mi toalla en la arena . Me quedé observándola para encontrar el momento oportuno para decirle algo.

De pronto , el tiempo cambió,se levantó un aire de tormenta y se nubló . En un abrir y cerrar de ojos, la sombrilla desapareció y la figura tras ella también.Yo me dispuse a buscar por dónde se habría ido y tan rápido.Había vuelto a desaparecer .Se desató una tormenta de otoño , bastante fuerte en cuestión de segundos.Me refugié en mi coche y cuando amainó pude volver a mi casa.

Ese día no pude dejar de pensar en la figura tras la sombrilla.

Oí en las noticias que la tormenta había causado daños cerca de la playa , menos mal que yo había podido salir a tiempo de allí.¿Habría salido ella también a tiempo?-me preguntaba yo.

Pasaron varios días con el tiempo revuelto y no pude ir a la playa.Poco a poco , dejaba de pensar en esa figura y volví a mi vida normal.

Yo trabajaba en una galería de arte y estaba preparando la próxima exposición.

 

Me encargaba de buscar a los artistas y hacer atractiva y llamativa la exposición.

Me encargaron que trajera a una artista sueca que pintaba cuadros vanguardistas muy llamativos. Intenté contactar con ella creyendo que vivía en Suecia y cuál fue mi sorpresa cuando descubrí que vivía en la misma ciudad que yo .Me fue fácil encontrarla , quedamos para tener una entrevista y proponerle hacer una exposición en nuestra galería.Cuando quedamos fui a su casa, un gran apartamento cerca de la playa,y me quedé pensando…-qué casualidad que esté tan cerca de donde yo suelo ir a la playa-pero seguí adelante y llamé a la puerta.

Al abrir la puerta , vi a una señora mayor que me preguntó quien era, pregunté por Annie Calahan , que era como se llamaba la artista , y me hizo pasar al salón .

El apartamento era moderno y amplio.Las paredes estaban decoradas con grandes cuadros modernos y luminosos. Mientras esperaba en el salón, apreciaba esos cuadros, cuando de pronto hubo uno que me llamó la atención y me dio un vuelco el corazón.No podía ser ,había un cuadro que dibujaba exactamente la sombrilla de la playa y la silueta tras ella , tal y como yo la había visto.Ese ángulo, esa perspectiva ante la imagen de la sombrilla, con los mismos colores , la luz y el sol. Eso era muy extraño .Me senté en uno de los sillones del salón y me intenté relajar para asimilar el impacto que me había producido ese cuadro.

Al momento bajó Annie y nos saludamos cortésmente.Era una mujer alegre, jovial y desenfadada. Me apretó la mano con fuerza y empezó a preguntarme sobre la exposición .No se andaba con rodeos y parecía tener prisa.Le expliqué rápidamente lo que necesitábamos y nos pusimos de acuerdo enseguida.Me enseñó los cuadros que pensaba llevar a la exposición y enseguida me dijo que tenía otra cita y tuve que marcharme.

Esa visita me dejó perplejo, había realizado bien mi trabajo,pero me quedé con las ganas de preguntarle sobre el cuadro de la sombrilla. Dónde lo había hecho, a qué lugar pertenecía , tenía yo muchas preguntas que formularle para saber con certeza qué me estaba pasando.

Cuando volví a mi casa , no podía dejar de pensar en ese cuadro , en esa imagen exactamente igual a la imagen que yo tenía de la playa de días anteriores , de esa figura real que yo había visto.

Cuando llegó el día de la exposición , los operarios encargados de trasladar los cuadros los llevaron a la galería y se colocaron uno por uno tal y cómo la artista había indicado.Esa tarde se inauguraba su exposición , a las ocho de la tarde debía estar todo preparado para abrir a los invitados elegidos. El cóctel , los camareros, la música ambiental,todo tenía que estar perfecto para la inauguración.

Yo tenía que recibir a Annie y acompañarla en todo momento , cosa que me agradaba.Quería saber más de ella y sobre yodo averiguar más sobre el famoso cuadro que me llevaba de cabeza.

Eran ya las 8 de la tarde cuando empezó a venir la gente y abrimos las puertas de la galería. A los cinco minutos de abrir llegó Annie , yo la esperaba en la puerta, la saludé dándole la mano, ya esperaba su apretón , y la invité a pasar a su exposición .Iba elegantemente vestida ,con un traje de chaqueta ajustado con pantalón largo,oscuro y un gran escote.El pelo lo llevaba recogido en un moño alto.Se le vía muy joven para la edad que debía de tener.Empezó a saludar a todos los invitados con un saber hacer y don de gentes muy especial. Como es normal en las personas del norte de Europa , saludaba dando la mano con seguridad y nada más.No se entretenía mucho con cada invitado, lo justo.Yo estaba intentando encontrar un momento para hablar con ella sobre sus cuadros , pero no lo encontraba.No me daba pie a poder tener un momento de relax con ella.La inauguración salió muy bien y mis jefes quedaron encantados con la exposición .

Los cuadros de Annie estuvieron expuestos dos meses ,durante los cuales se fueron vendiendo casi todos. Yo no pude volver a tener contacto con Annie ya que ella estaba siempre muy ocupada con sus negocios y pintando.

Cuando terminó la exposición , quedó sólo un cuadro por vender y como no era muy grande le dije a mi jefe que ya me encargaba yo de llevárselo a Annie.

La llamé para quedar y poder entregárselo. Por fin volvería a ver el cuadro que me tenía fascinado. Tenía que hablar con ella sobre ese cuadro.

Llegué a su casa y entré con el cuadro de la galería. Enseguida vino Annie a saludarme y me ofreció sentarme un momento en su salón .Comentamos un poco lo bien que había salido la exposición y me dijo que tenía la intención de realizar una serie de cuadros pequeños de una misma temática,para la próxima exposición de primavera.Eso me agradó y pensé que a mis jefes les iba a gustar la idea.

En ese momento me atreví a sacar el tema en cuestión y le pregunté si me podía explicar cómo lo había hecho, si se había fijado en algo real o era todo imaginado.Cuál fue mi sorpresa al decirme que ese cuadro en especial era de los pocos a los que se sentía muy unida porque era muy personal.Una noche se había levantado de la cama y lo había pintado sin más. No sabía si había sido un sueño o no , pero tuvo que pintarlo asó, tenía esa imagen en su cabeza de forma muy clara.

Yo no supe qué decir, si le contaba lo que me había pasado a mi en ña realidad no se lo iba a creer y si no se lo contaba me iba a quedar con las ganas.Tenía que averiguar qué estaba pasando.

Me preguntó que por qué me interesaba tanto ese cuadro en especial y tuve que explicarle la verdad.Que yo había vivido exactamente esa situación , yo era el espectador de ese cuadro en la vida real, con los mismos colores , la misma luz y la misma figura tras la sombrilla.

En ese momento , su cara cambió de expresión y se alegró.Yo no sabía qué me iba a decir. De pronto, me abrazó y me quedé atónito , ya que ella nunca se acercaba a las personas más que lo justo y conmigo no tenía tanta confianza.Fue un acto repentino , enseguida se separó de mi y me miró a los ojos. Yo expectante , no sabía que hacer.Me dijo que me sentara en el sillón y me pusiera cómodo, me tenía que explicar algo muy complicado.

Le dijo a su ayudanta que nos trajera algo de beber y nos dejara solos.Cada vez me estaba poniendo más nervioso ¿Qué me quería contar? ¿Al final iba a saber qué pasaba con la figura de la sombrilla? Empezó a decirme que yo tenía mucha suerte , que tenía un don especial , ya que era capaz de apreciar más allá de la realidad tal y como la ve todo el mundo. No sabía muy bien lo que me estaba diciendo pero seguía escuchándola.

Me explicó que ella no había pintado ese cuadro , que lo había pintado su madre cuando era joven. Ella había aprendido a pintar por su madre que había sido una pintora desconocida. Su madre era también de Suecia pero le gustaba mucho venir al Mediterráneo a pasar largas temporadas, sobre todo en Otoño e Invierno, porque el clima de aquí le encantaba y le iba bien para la salud.

Un día le contó su madre que estando en la playa con su sombrilla y leyendo un libro sentada en su silla,vio a un hombre tras ella que la miraba con una mirada especial ,pero nunca habló con ella. Días después lo había vuelto a ver y había querido hablar con él ,ya que le parecía muy agradable, cuando de pronto se desató una tormenta muy fuerte de viento y agua y tuvo que marcharse inmediatamente de allí. Nunca más lo volvió a ver y siempre lo tuvo en su mente .

pensamientos de 2 \"TRAS LA SOMBRILLA. Inmaculada Albir\"

  1. Interesante relato que te mantiene intrigado hasta el final. El autor utiliza la paradoja del espacio tiempo para mezclar situaciones de distintas ubicaciones temporales de forma ágil y amena. El final es sorprendente revelando una situación imposible pero sugerente. El autor o autora demuestra frescura y originalidad en su redacción. Le animo a seguir deleitándonos con sus relatos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *