FACHADAS – Dennys Ramírez Pérez

Señor jesucristo,que dijiste a tus apóstoles,”La paz os dejo,mi paz os doy,no tengas
en cuenta nuestros pecados,sino la fe de tu iglesia y,conforme a tu palabra,concédele la paz
y la unidad.Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos”.A lo que todos respondieron
juntos,Amen, Dios quiere que recibamos su paz.”la paz del señor esté siempre con
vosotros” Y con tu espíritu. Daos fraternalmente la Paz. En ese momento se giraron para
quedar viéndose frente a frente y con una risa de complicidad, se abrazaron,el
parcero,como le decían por utilizar siempre esta expresión colombiana para referirse a los
demás y Daniel.
Extendieron sus brazos para saludar a los que tenían más cerca y al mismo tiempo
se hacían unos a otros una mueca de media sonrisa y asentian solo diciendo,la paz,la
paz.Mientras todos estaban ocupados abrazándose,-Daniel le dice al parcero,¿ves a la
rubia alta que está en la segunda fila?,si,bueno,esa es la hija del dueño del Banco
Andino,fue miss hace como 4 años y ahora está mejor que nunca, yo salí con ella como una
semana, pero me obstiné porque solo quería fiestas y coca, y si hubiese seguido por ese
camino,seguramente se me iba a torcer el tabique.Se rieron y siguieron escuchando la
misa.
Ya terminada la misa,en la parte de afuera de la iglesia,Daniel y el parcero se
acercaron para saludar al padre del niño que acababan de bautizar,y por quién habían sido
invitados a este acto.Luego de saludar y hacer uso de sus más elevados dotes de
filantropía,se recostaron a un coche que estaba en la calle y Daniel sacó de su chaqueta
Dolce&Gabanna una caja de marlboro rojo,la golpeó contra la palma de su mano un par de
veces y sacó un cigarrillo,lo puso horizontalmente entre su labio superior y los orificios de la
nariz,y lentamente lo fue deslizando mientras lo olía, era un ritual que siempre hacía antes
de encenderlo.
Dió una bocanada y mientras soltaba el aire le dijo a su inseparable amigo,parce,que
mierda de misa,estaba que me salía y más cuando ese niño horrible se puso a llorar
mientras le echaban el agua en su cabezota,si si de verdad que era bien feo y cabezón el
niño ese,contestó Jorge, que era el nombre de pila del colombiano.Mientras se reía.-Oiga
Daniel,lo invito esta noche a una reunión de negocios en casa de unos parceros.¿que
parceros? respondió Daniel con cara de asombro,y le dijo,uy uy jorge en que andas metido
que ahora me invitas a bautizos de gente importante,y hace años cuando nos conocimos al
unico importante que conocías era a mí.Jorge sonrie y le dice,pobre hijueputa quien le dijo a
usted que era importante.
Bueno,cuando llegaste de colombia enamoradito de la locutora no conocías a nadie
y después de que nos conocimos en aquel restaurante,te he presentado a la crema y nata
de esta ciudad,o ahora lo vas a negar.-¿La crema y nata? todos son unos malditos
falsos,idénticos a los que le conté que andaban conmigo en Medellín.
Recién se habían conocido Jorge y Daniel,este le había contado que en colombia
trabajaba llevando las finanzas a un grupo de narcos y les maquillaba todas sus
cuentas,que cuando a estos les echaron el guante, él pudo huir a méxico a esconderse, y
transcurrido un tiempo, conoció por internet a una locutora famosa puertorriqueña,quien
había servido perfectamente para reiniciar su vida en miami,lugar en donde residen ahora.
Como bien se sabe,en Miami viven inmigrantes de todas partes del mundo,que ya
tienen historias en sus países de origen y el caso de Jorge y Daniel no era la excepción de
la regla.Lo cierto es que ya andaban juntos y no reparaban en hacerse muchas preguntas
sobre su pasado.Sentían una gran empatía,además de tener muchas cosas en
comun.Mujeres hermosas, lujos y por supuesto su infaltable amiga, la cocaína.Sustancia
que también les creaba vínculo con otros.
Daniel era un joven de treinta y cinco años,que a su corta edad ya tenía un notable
éxito económico.Era dueño de una agencia de automóviles de alta gama en una zona
importante del sur de Miami.Vivía desde hace diez años en estados unidos y gracias a la
ayuda de su padre y de su suegro,sobre todo de su suegro,pudo contar con el dinero para
hacer la inversión y poder dar inicio a esta empresa.Había emigrado desde venezuela junto
a su esposa,tenía dos hijas,las dos nacidas en estados unidos.Los clientes a los que le
vendía los autos, eran personas adineradas que visitaban frecuentemente el concesionario
por ser este de gran prestigio.Era muy respetado en su círculo social.Vivía en fisher island
un condominio lujoso , donde la mayoría de sus vecinos eran importantes celebridades.Le
sobraba de todo a pesar de su corta edad.
Del parcero se sabía que,tenía una buena formación académica en una prestigiosa
universidad Colombiana,que había trabajado para personas peligrosas y que tenía solo dos
años en Miami viviendo con una famosa locutora, se ganaba la vida vendiendo obras de
arte a personas pudientes, en su mayoría empresarios que su mujer conocía,también tenía
una astuta manera de generarle beneficios rentables a algunos de estos magnates,ellos le
daban dinero y el mensualmente les regresaba una ganancia del diez por ciento del capital
que ellos le dieran.Estos al ver que cada treinta días por cada cien mil dólares el les
regresaba diez mil,ni se preocupaban de cómo hacía para darles semejantes
dividendos.Algunos desconfiaban y sentían miedo de perder su capital,decian que para la
próxima exigirán que les devolviera todo,pero al llegar el dia y ver que les llegaba de nuevo
su tajada,decían,bueno mejor para el próximo mes.
Daniel estaba desconcertado por la reunión a la que Jorge lo había invitado y le
pregunto, -¿A ver brother,a que hora es la reunión esta que me dijiste? -Jorge respondió:,a
las diez,póngase muñeco que va a haber buen ganado y buenas chucherías
.-¿Pero no me dijiste que era una reunión de negocios?-claro hombre,pero me
extraña que no sepa que se puede mezclar placer con dinero,ahora se va a hacer el
desentendido
-Otra cosa parce,por que me dijiste eso de que todos eran unos falsos identicos a
los narcos a los que les trabajaste.-Jorge respiro profundo y le respondio,marica esta
pasado de ingenuo,ya es hora de que se vaya enterando,-Daniel frunsio el seño y
dijo,¿enterando de que? a ver yo se que en su negocio le va bien,pero con todo y eso usted
no le llega ni a los talones a los que vienen esta noche,¿y quienes son?pensé que los
conocía.
-Pues puede que los conozca,¿sabe quien és nene?Daniel miró hacia arriba como
para recordar y le dijo,¿nene el hijo de Don Julio el de la aerolínea? el mismo que viste y
calza marica,confirmó Jorge,y agregó y los hermanos hernandez,los de los restaurantes
fusion,claro claro,se quienes son.Bueno ellos son algunos.
Jorge tenía bastante experiencia haciendo tratos con este tipo de especímenes,no
era una casualidad el que se fueran a reunir esa noche.Por otra parte la ignorancia
aparentada por Daniel,no era real,él era un hombre listo,aunque su cerebro tenía un
mecanismo de defensa que lo hacía comportarse como si no se enterase de nada, una
silenciosa negación que se activaba automáticamente propinándole un alivio en su
conciencia apartandolo engañosamente de la culpa
.Igualmente seguía sin entender y volvió a preguntar,esta vez con un tono más
tajante,entonces Jorge ni corto ni perezoso dijo,ponga atención que no le voy a contar dos
veces,que pereza con usted haciéndose siempre el huevón,no entiende que todos los que
vienen son puras joyitas.
Hace algún tiempo Jorge se había encontrado con un viejo amigo de sus antiguas
andadas,y este sin ningún tipo de tapujos le contó que estaba asociado con unos
magnates,que no creaban ningún tipo de sospecha porque tenian negocios establecidos y
estos por tener un gran prestigio,no sentían miedo de que sospecharan de ellos, por lo
tanto hacían inversiones desde las sombras, en inmensos alijos de estupefacientes que
eran enviados desde Suramérica hacia Estados Unidos y Europa.El dinero para comprar la
droga era enviado,desde Miami a Caracas, escondido dentro de guardafangos de autos
cero kilómetros que otros socios aguardaban,para entregárselo a un empleado de un capo.
Esto hizo que jorge indagara sobre quiénes eran los magnates y al saberlo convocó
la reunión para ofrecerles mejores servicios y mejores dividendos.Jorge le explicó a Daniel
cuál era su nuevo negocio y de que iba la reunión a la que había sido invitado
La intriga se apoderó de él y empezó a formular preguntas específicas,a las que el
parcero respondió,no sin antes decirle que él lo había invitado para beberse unos tragos y
pasarla bien,no para que participara,pero que al hablar de esto no iba a disimular,sino que
hablaría con total tranquilidad para que los presentes no se incomodaran, sino que
supondrian que él también estaba involucrado en el trato.
Daniel dudó en asistir a la reunión,pero una silenciosa curiosidad no lo dejaba en
paz.Entonces le propuso al parcero.Esta bien iré,y actuaré como para un oscar,pero me
gustaria saber si yo tambien podria invertir algo de dinero y como tu eres mi amigo,no me
metas en esto directamente sino qué,al entregarle a tu contacto todo el dinero que recojas
metes mi parte como si fuese una extensión de lo que que te haya dado otra persona,si
nene te da un millón,yo te daría cien mil y tu haces como si nene te hubiese dado un millón
cien,¿me entiendes verdad?el colombiano lo mira,hace un silencio prolongado y luego le
dice,claro que lo entiendo estupido,usted lo que quiere es autoengañarse y enriquecerse
ilícitamente pero haciéndose el santo como si su plata no se fuera a salpicar de la misma
mierda que la de todos,usted si que es bien bobo.
Daniel se ríe aceptando lo dicho por jorge y luego dice,tranquilo que yo entiendo mi
maraña,aja y en el supuesto caso que haga todo lo que le dije, de cuanto estamos hablando
que me ganaría, y cuanto tiempo me tengo que esperar para mi bono.Jorge después de una
risa de complicidad le dijo,usted deme los cien mil que en dos meses le devuelvo
doscientos.Estrecharon las manos y cerraron el acuerdo.
Llegó la noche y estaban todos en la reunión,que mas bien parecía una fiesta, por
los atuendos que llevaban,la música y la exagerada cantidad de drogas que habían
servidas en una mesa perfectamente colocadas,como si fuesen chucherías en una fiesta
infantil.Jorge era el anfitrión, se sentía como pez en el agua.El ambiente era seguro y todos
simpatizaban,como si fuesen amigos de toda la vida,puede ser por el efecto de las
sustancias o por la facilidad que tenía Jorge para entrelazarlos unos a otros.Hablaban de
viajes,de relojes,de golf,de mujeres,pero ninguno iniciaba el tema por el que habían asistido.
Hasta que, fue Daniel el que se dispuso a romper el silencio,y como si fuera un
experto,quizá influenciado por muchas películas de mafiosos,golpeo con las manos abiertas
una mesa de cristal que tenía en frente y mirándolos a todos vociferó sin reflexión
alguna,”vamos a lo que vinimos”,logró captar la atención de los presentes y Jorge tomó el
relevo para invitarlos a que pusieran los maletines que traían preparados con el dinero que
iban a invertir.Jorge aclaro dudas,contaron el dinero,especificó con puntos y letras el modus
operandi,recibió el dinero de todos los presentes, y la fiesta continuó cabalmente donde
estaba.
Habían pasado ya tres meses desde aquella reunión,Daniel no tenía noticias de su
amigo,lo llamaba al teléfono y no respondía,fue hasta donde vivia varias veces y no había
rastro de nadie,se le ocurrió ponerse en contacto con la locutora para calmar la ansiedad
que lo acechaba, y la noticia que recibió por parte de ella fue,que se habían separado como
hace cuatro meses y que ni sabía, ni quería saber nada de él,este la había avergonzado
con unos clientes de ella a los que les vendió unos cuadros que eran fraudulentos.
Esta noticia para Daniel fue aniquiladora,intuía por aquella repentina ausencia de su
inseparable amigo,y por lo que acababa de oír por voz de la puertorriqueña,de que el
parcero lo había estafado.
Lo primero que le vino a la mente fue la cantidad de dinero que acababa de
perder,pero había algo que lo incomodaba mucho más que el dinero,sentía una enorme
desilusión por haber sido engañado por alguien a quien quería,no lo podía creer,lo embargó
una profunda tristeza y se dedicó a esnifar,esnifar y a esnifar hasta perder su más preciado
tesoro,la vida.
En Madrid,un año después,Irene de la Torre,reconocida escritora,presentaba a sus
allegados, en la terraza de un lujoso hotel, a su nuevo novio Andres,él con gran simpatía les
dijo a todos,-Hola parceros yo soy Andres,encantado de conocerlos.
Para Daniel aquella apuesta impulsiva,le había costado su propia vida,para el
parcero,que ahora se llamaba Andres,aquello no había sido nada,él iba por nuevas
presas,esa era su naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *